1 de octubre de 2018

Mandela, Servicio & Liderazgo

Madiba, como era conocido Nelson Mandela, ejemplifico a mí entender la esencia de un líder. Antes, durante y después de su mandato presidencial entre los años 1994 y 1999, destaco entre otras, dos cualidades necesarias en quienes ostentan una posición de liderazgo en la sociedad.
 
Primero, si bien fue electo por el apoyo de un sector de la población sudafricana y teniendo muchos detractores, el entendía que era el líder de los más de 50 millones de habitantes que componían su país, y siempre actuó en consecuencia con esto. El entendía que era el líder de una gran nación incluyendo a quienes no compartían sus ideologías y procuro la unidad y la reconciliación, siendo el mismo un ejemplo de perdón y reconciliación. Su visión era Sudáfrica una gran nación y procuro que fuera el propósito de todos y no de unos pocos.
 
Y en segundo lugar, él, a diferencia de otros dignatarios, prestó un servicio real y desinteresado a su nación, todas sus acciones apuntaron a lograr la democracia y el fin de la segregación racial de su país. No busco los honores de los hombres ni su grandeza personal, y al final esa negación personal lo llevo a elevarse y ser reconocido mundialmente con el Premio Nobel de la Paz. El entendía que liderar es sinónimo de servir, que un líder presta servicio a quienes dirige.
 
Un abrazo,
Marco Castro